El jujutsu tradicional, en general, y el de la escuela Yoshin ryu, en particular, estudia y transmite la unificación de diferentes criterios técnicos en cada desarrollo específico. El movimiento del cuerpo, la utilización en su justo momento de la energía vital o del peso del cuerpo, el estudio del equilibrio correcto, etc… Obviamente el jujutsu tradicional se aleja totalmente de la espectacularidad y los movimientos circenses. No busca la exhibición, la exteriorización de unos conocimientos parcos pero que con la velocidad y la colaboración de un compañero pueden engañar a los espectadores, el jujutsu tradicional es una actividad calmada en la cual lo más importante es la interiorización de los todos los conceptos técnicos de tal forma que la ejecución de una técnica tienda a la perfección en cualquier momento, en cualquier instante y ante cualquier adversario. La adquisición del conocimiento pleno de las técnicas del jujutsu tradicional pasa por la profundización al máximo de estas técnicas y solo de esta forma se podrá conseguir una ejecución correcta.

Desgranando algunos de los puntos importantes que el jujutsu tradicional estudia y ayuda a mejorar se puede empezar por el equilibrio. Hemos de conseguir que el oponente esté en desequilibrio, mientras que nosotros estemos totalmente equilibrados. En el caso que el oponente quiera equilibrarse perderá la opción de realizar otra fuerza o el poder de reacción. La línea central del nuestro cuerpo (seichusen) tiene que estar relacionada con la línea de ataque. La línea de ataque tiene que ser correcta en sus ángulos. El jujutsu tradicional enseña la forma de utilizar siempre que se pueda los conocimientos de los puntos vulnerables del cuerpo humano, Jintai Kyusho. Estos sirven para desequilibrar, descontrolar o anular al oponente. Los ataques a los puntos vulnerables del cuerpo humano se añaden en las técnicas no están aislados.

Otra faceta muy interesante es la de controlar e integrar la respiración, y comprender el Kokyu ryoku, la potencia de la respiración y su ritmo. La respiración tiene que estar controlada, consciente que las inspiraciones correctas, llenan el tanden de energía, y con la espiración en el momento oportuno se puede conseguir la máxima efectividad del movimiento. En los desplazamientos se estudia la forma de realizarlos con la máxima estabilidad, se aprende a encontrar la correcta separación de los pies entre si. La eficacia de una técnica está totalmente relacionada con una movilidad apropiada y una estabilidad óptima. Tanto los desplazamientos del cuerpo como una buena estabilidad son necesarios para derribar, luxar, estrangular o controlar al oponente utilizando un mínimo de fuerza.Y este es uno de los principios esenciales del jujutsu, utilizar la mínima fuerza para conseguir el máximo desarrollo de una técnica, la mayor eficacia y un óptimo resultado.